Cuándo cambiar las lunas del coche

Prácticamente, cualquier conductor sabe cuándo cambiar los neumáticos o el aceite de su vehículo, pero... ¿cuándo se hace el cambio de lunas del coche? A diferencia de otros elementos, las lunas no tienen una vida útil inferior a la del vehículo. Sin embargo, en ocasiones tendremos que cambiar el cristal del coche. Por eso, es importante conocer las circunstancias que obligan a ello, saber cuándo cambiar las lunas para conducir de forma segura.

Situaciones que obligan al cambio de lunas del coche

A partir de los impactos producidos por piedrecitas, es habitual que se dañen los cristales del coche. Un pequeño impacto puede derivar en una luna rajada que tarde o temprano acabará rompiendo el cristal. Los baches de la calzada, badenes o la propia conducción acelerarán la rotura. Así, antes de llegar a ese punto, debemos llevar a cabo el cambio de lunas. Si la fisura está a menos de 6 centímetros de los bordes, el impacto tiene un diámetro superior al de una moneda de 2 euros o si hay varios golpes cercanos, hay que cambiarla.

¿Necesitas cambiar las lunas de tu coche? 👇

El propio uso del vehículo puede producir rayadas en las lunas. Son rayones que pueden reducir nuestra visibilidad, especialmente en días de lluvia o con el sol de cara. La mejor solución en estos casos pasa por cambiar la luna. Aunque no es habitual, el laminado puede despegarse como fruto de la humedad, empañándose el cristal. Debemos fijarnos en los bordes del parabrisas (si se despegan habrá que cambiar el cristal).

Desde Val-Glass se ofrece un servicio de cambio de lunas con ofertas exclusivas. El resultado es increíble pues en todo caso se utilizan como recambios lunas para coches homologados. Ahora que ya sabemos cuándo cambiar las lunas, no debemos esperar a que sea demasiado tarde. ¡Aprovechemos las ofertas especiales para cambio de lunas de coche que ofrece la empresa!

Sin comentarios

Añadir un comentario