Cómo se hace una sustitución de parabrisas

Cómo se hace una sustitución de parabrisas

Una sustitución de parabrisas puede parecer una reparación un tanto engorrosa, pero es muchas veces necesaria para garantizar la seguridad en la conducción. Llevarla a cabo sí puede ser delicado, sin embargo, si se cuenta con profesionales cualificados el resultado será siempre impecable. A continuación, te detallamos cómo se ejecuta este proceso.

Cómo sustituir un parabrisas

Para empezar, es necesario retirar el retrovisor interior para evitar dañarlo, así como proteger las superficies que pueden ser rayadas. Una vez tomadas estas precauciones, se procede a extraer el uretano, que es el adhesivo que refuerza la posición del parabrisas, y a continuación se retira el cristal empleando unas ventosas diseñadas específicamente para esta labor.

Una vez se ha extraído, es necesario dejar completamente limpia la superficie en la que se va a instalar el nuevo, eliminando todo el uretano restante para poder aplicar la nueva capa de adhesivo. Llega entonces el momento de colocar el nuevo parabrisas, tras lo cual será necesario esperar unos minutos para dar por finalizada la instalación, ya que es necesario que el uretano actúe para que el cristal se asiente.

Con esto, el parabrisas ha sido completamente sustituido, pero la labor de los instaladores no ha acabado. Es imprescindible volver a colocar el parabrisas central y las protecciones colocadas en determinadas zonas, ya que se debe devolver el coche tal y como se entregó.

Una vez detallado todo este proceso, queremos aprovechar para recordarte que en Planet Wash somos expertos en todo lo referente al cuidado de tu coche, por lo que podemos encargarnos de sustituir el parabrisas de forma eficaz y al mejor precio. Por tanto, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros o a acudir a nuestras oficinas para que nuestros profesionales puedan ponerse a tu servicio y dejar tu vehículo en perfectas condiciones. ¿A qué esperas? ¡Estamos aquí para ti!

>> Conoce: Cómo cuidar de tu parabrisas

Val Glass

Sin comentarios

Añadir un comentario